La violencia puede ocurrir en cualquier momento de la relación, desde la primer cita, durante el noviazgo o al llevar varios años de casado; en cualquier momento de la relación implica los mismos aspectos de poder y control que la violencia conyugal.

Si ya sufres algún tipo de violencia llama a la oficina mas cercana del Instituto Nacional de las Mujeres ( INMujeres). En la CDMX  llama al 56581111 las 24 horas del día los 365 días del año.

La violencia en el noviazgo merece especial atención, sobre todo, cuando se inician las relaciones entre los jóvenes y se definen roles y límites. Las mas afectadas por este tipo de violencia son las mujeres, habiendo también casos de maltrato a los hombres pero en menor medida.

Las conductas violentas en las relaciones de pareja no son percibidas como tales, por las víctimas, o por los agresores, es decir, los signos de maltrato durante el noviazgo se confunden con muestras de afecto, que en realidad ocultan conductas controladoras.

Ciclo y tipos de la Violencia en el Noviazgo

El patrón de abuso que sufren mujeres jóvenes en una relación de pareja es similar al que sufre una mujer maltratada adulta.

La violencia generalmente se presenta en un ciclo en el que tanto el hombre como la mujer se encuentran atrapados.

1. Fase de Acumulación de Tensión:
Se manifiestan insultos, reproches, escenas de celos y control, silencios prolongados, burlas, malestar constante y en aumento.

2. Fase de Estallido o Explosión:
Se manifiestan incidentes con todo tipo de agresión física, golpes, ruptura de objetos y amenazas.

3. Fase de arrepentimiento o luna de miel:
Se manifiestan expresiones de perdón, promesas de cambio, interés sexual, regalos y “tranquilidad”.

Cuando nos encontramos ante una relación donde la violencia persiste, este ciclo se repite, una y otra vez, donde la relación va construyendo una espiral y el período de duración entre las diferentes etapas es más rápido, modificándose el grado de violencia en cada fase.

Frases que se dan en una relación de violencia en el noviazgo:

• Sí, ya sé que te grité; pero es porque no entiendes

• ¿Qué tiene de malo que te toque? ¿No me tienes confianza? ¿Es qué no me quieres?

• ¡Huuuy, que delicada; si nada más fue un empujoncito! No aguantas nada

• Te pellizqué, pero es mejor a que te dé un golpe. ¿O qué prefieres?

• Será muy tu amigo, pero acuérdate que eres mía

• ¿Por qué cuando te marco no contestas?

• Tú con tus amigotes y yo aquí sola!

• He conocido chavos/chavas mejores

• De seguro andas con otra, ¡maldito!

• Cuídame porque me pierdes, oportunidades no me faltan

• Ya vas a empezar de “nena” a hacerte el mártir. Sin ti, no puedo vivir

La violencia en la pareja es, sin duda alguna, producto de la desigualdad entre mujeres y hombres aprendida de las relaciones en la familia y el entorno a través del tiempo, misma que es reforzada por los estereotipos difundidos por los medios de comunicación.

Es necesario que estés muy alerta ante cualquier síntoma de violencia en el noviazgo y le pongas fin, buscando ayuda, informandote y estando con los pies en la tierra.

La información anterior es un extracto de la Guía del taller Prevención de la Violencia en el Noviazgo, publicado por la SSP en 2012. Aquí el documento original.