Abril del 2007 marcó el inicio de una etapa histórica en los derechos de las mujeres en la Ciudad de México. Con motivo de conmemoración, este mes compartiremos información acerca de la legalización del aborto en la CDMX.

Estamos a 9 escasos años de este suceso histórico en el que se aprobó la ley que despenaliza el aborto hasta las 12 semanas de gestación.

En un proceso inédito en el país, en abril del 2007, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) reformó el artículo 144 del Código Penal para el DF, en donde se define al aborto como:

La interrupción del embarazo después de la décima segunda semana de gestación. Para los efectos de este Código, el embarazo es la parte del proceso de la reproducción humana que comienza con la implantación del embrión en el endometrio.

Esta legalización marcó un cambio formal, no solo en la práctica del aborto sino en la concepción del mismo para las mujeres que toman esta decisión tan importante en sus vidas.

Inmediatamente después de la reforma al Código Penal del DF, las mujeres pasaron de ser delincuentes a usuarias legítimas de un servicio público de salud.

La clandestinidad del aborto esta asociada al miedo y a la inseguridad de llevar a cabo procedimientos peligrosos, especialmente si las mujeres no cuentan con las condiciones económicas para pagar por servicios médicos privados seguros.

El temor a los daños provocados por procedimientos mal realizados, tales como esterilidad, hemorragias e inclusive miedo a la muerte, aunados a la incertidumbre de estar frente a proveedores no calificados, se suman al temor de las consecuencias legales y sobre todo, al abandono, los abusos económicos, el maltrato psicológico y la impunidad de prestadores del servicio ilegal.

Otro impacto que genera la legalización del aborto en la experiencia de las mujeres es la
seguridad y confianza que depositan en el personal médico, así como el respaldo que atribuyen a la tecnología la profesionalización de las clínicas en las cuales se sienten protegidas.

Estemos a favor del derecho de las mujeres por abortar o no. El aborto es una realidad en nuestro país, cada año aproximadamente dos millones de abortos son llevados a cabo y la gran mayoría ocurren en la clandestinidad y condiciones inseguras para estas mujeres.

La legalización del aborto en la CDMX y especialmente la prestación estatal del servicio de interrupción legal del embarazo, es sin duda un respaldo y legitimación social de nuestro derecho a decidir sobre nuestra reproducción, lo cual facilita la identidad femenina, y la apropiación y ejercicio de nuestros derechos reproductivos.